LEYES.com.py - Legislación para todos

Acceso a Miembros

Registrate Olvide mi clave!.

ACUERDO Y SENTENCIA Nº 466/10

"HABEAS CORPUS GENÉRICO PRESENTADO POR LOS ABOGADOS JUAN MARTENS, FRANCISCO BENITEZ, XIMENA LÓPEZ Y MARÍA JOSÉ DURAN A FAVOR DEL SEÑOR DEMETRIO ALVARENGA".

 

En Asunción del Paraguay, a los días cuatro del mes de octubre del año dos mil diez, estando en la Sala de Acuerdo de la Corte Suprema de Justicia, los Excelentísimos Señores Ministros de la Corte Suprema de Justicia, Sala Penal Doctores SINDULFO BLANCO, ALICIA BEATRIZ PUCHETA DE CORREA y VÍCTOR MANUEL NUÑEZ RODRÍGUEZ, ante mi, la Secretaria autorizante, se trajo a estudio el expediente individualizado ut supra, a fin de resolver la solicitud de habeas corpus genérico, formulado a favor del Señor Demetrio Alvarenga, de conformidad al artículo 133 de la Constitución Nacional, y a las disposiciones de la Ley 1500/99.

Previo estudio de los antecedentes del caso, la Corte Suprema de Justicia Sala Penal, resolvió plantear la siguiente:

CUESTIÓN:

Es procedente la garantía constitucional solicitada?.

Practicado el sorteo de ley para determinar el orden de votación dio el siguiente resultado: Ministros Blanco, Pucheta de Correa y Núñez Rodríguez.

A la cuestión planteada, el Ministro Sindulfo Blanco, señaló: Los profesionales individualizados más arriba, integrantes de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay, solicitan la garantía de habeas corpus genérico a favor del Señor Demetrio Alvarenga. Sustentan la solicitud en las disposiciones del Art. 133 inciso 3) de la Constitución Nacional y, en las disposiciones previstas en la Ley 1500/99.

Como fundamento de la garantía constitucional señalaron que: El Señor Demetrio Alvarenga, en reiteradas oportunidades, formuló denuncia ante los órganos competentes, por la presunta comisión de delitos ambientales verificado en la propiedad del Señor Nabor Boht. Éste, conforme al relato de hechos, en temporadas se dedica a la explotación masiva de soja y, para ello, estaría recurriendo al uso de sustancias prohibidas (venenos) para la fumigación de la plantación, lo cual afectaría directamente a la salud de las personas que habitan en la comunidad conocida como "Curuzú de Hierro". Manifiestan que varios pobladores y pobladoras del lugar sufrieron diversos "malestares físicos". Sostienen que a raíz de las denuncias que formulara Demetrio Alvarenga, y que motivara la apertura de dos procesos penales en contra del Sr. Nabor Both, los ataques hacia su persona se fueron incrementando; recibió amenazas de muerte y todo tipo de hostigamientos de parte de empleados de la Agroganadera propiedad de Nabor Both, como también de parte de efectivos de la Policía Nacional, quienes inclusive, lo torturaron y presentaron a la opinión pública como uno de los integrantes del movimiento autodenominado Ejercito del Pueblo Paraguayo EPP. Tal es así que en fecha 12 de agosto de 2010, su vivienda fue allanada por efectivos policiales y agentes del Ministerio Público, en el marco de la investigación del homicidio del dirigente campesino Florencio Núñez Rojas, ocasión que fue nuevamente aprovechada para causar una serie de daños, sustracción de dinero y otros objetos de valor, como también la destrucción de artículos del hogar; comestibles etc.

Expone que el comportamiento de las autoridades encargadas de la seguridad interna del país, más allá de proveer a la protección de las personas, han demostrado una constante "...interferencia arbitraria del poder público en el ámbito de los derechos a la libertad e integridad personales del Sr. Alvarenga...". Solicita, incluso como medida de urgencia, que se disponga la inmediata protección por parte de las fuerzas de seguridad del Estado a favor del Sr. Demetrio Alvarenga, y que previo trámites de estilo, se conceda la garantía ordenado el cese de toda restricción arbitraria con la libertad e integridad personal del recurrente.

La Constitución Nacional, en su artículo 133 establece la garantía del Habeas Corpus, disponiendo cuanto sigue: (...) El Habeas Corpus podrá ser:... c) Genérico: en virtud del cual se podrá demandar la rectificación de circunstancias que, no estando contempladas en los dos casos anteriores, restrinjan la libertad o amenacen la seguridad personal. Asimismo, esta garantía podrá interponerse en casos de violencia física, síquica o moral que agraven las condiciones de personas lega/mente privadas de su libertad".

En concordancia, la Ley N° 1500, en su artículo 32 dispone cuanto sigue: "Procederá el habeas corpus genérico para demandar: a) la rectificación de circunstancias que, no estando contempladas en el habeas corpus reparador o en el preventivo, restrinjan ilegalmente la libertad o amenacen la seguridad personal; b) el cese de la violencia física, psíquica o moral que agrave las condiciones de personas legalmente privadas de su libertad".

En prosecución inmediata de este procedimiento especial, esta Sala Penal, por providencia de fecha 20 de agosto de 2010, ordenó que se libre oficio a la Comandancia de la Policía Nacional, al Fiscal General del Estado y al Agente Fiscal Guillermo Ortega, quienes deberán informar, en el plazo de 24 horas, si el Señor DEMETRIO ALVARENGA, posee orden de detención pendiente, denuncia o alguna causa abierta, o si el mismo presentó denuncia, bajo apercibimiento de lo dispuesto en el Art. 21 de la Ley N° 1500/99.-

En respuesta a tales solicitudes, la Abog Dora Irrazabal Troche, Agente Fiscal de la Fiscalía Zonal de Horqueta, Región VIII - Concepción, suscribió la Nota N° 1143, del 20 de agosto de 2010, del que extractamos lo siguiente: "Hasta la fecha el señor DEMETRIO ALVARENGA, con C.I. N° 2.593.687 no posee orden de detención pendiente, denuncia ni causa abierta en su contra en esta Unidad Penal...conforme al cuaderno de denuncias mesa de entrada y denuncia de esta Fiscalía, en fecha 16 de agosto del año en curso, ingreso una denuncia realizada por el Señor DEMETRIO ALVARENGA sobre supuesto hecho punible de Hurto, asignada a la Unidad Penal II de esta Fiscalía que se encuentra a mi cargo...".

A su vez, el Comisario Sixto Ortega Núñez, Jefe del Departamento Judicial de la Policía Nacional, informó: "...el ciudadano DEMETRIO ALVARENGA con C.I. 2.593.687 nacido en fecha 19 de diciembre de 1969 en la ciudad de Concepción. REGISTRA ANTECEDENTES Y PROHIBICIÓN DE SALIDA DEL PAÍS por: PERTURBACIÓN DE LA PAZ PUBLICA..."; fs. 21.

Seguidamente se ha recepcionado en secretaría, la Nota S.G. N° 2122, del 23 de agosto de 2010, suscripta por la Abog. Sandra Mayeregger, quien informa, en su carácter de Secretaria General del Ministerio Público, lo siguiente: "...en el sistema informática en sedes interconectadas, no consta denuncia en contra de Demetrio Alvarenga. Cabe señalar la existencia de dos causas en la Fiscalía Regional de Concepción. Igualmente debe señalarse que existen causas que ingresan al sistema como persona innominada o con datos incompletos y que posteriormente se nombran o completan ante la Unidad Penal a cargo de la investigación".

Efectivamente, de las instrumentales adjuntadas al informe que antecede, se constata que se ha radicado una denuncia concreta en contra del Señor Demetrio Alvarenga, registrada con el números 1043 del año 2007, por la supuesta comisión del hecho punible de Abigeato ocurrido en la localidad de Horqueta. (Fs. 28).

Ahora bien, abordado el estudio de la garantía constitucional cuya aplicación se pretende, e importante reseñar el contexto dentro del cual se desenvuelve el habeas corpus genérico para poder concluir si las circunstancias fácticas que expusieron los Recurrentes, se enmarcan dentro de algunos de ellos, de manera que posibilite su rocedencia favorable. Sobre el punto, el Art. 32 de la Ley N° 1500/99, dispone; "Procederá el habeas corpus genérico para demandar: a) la rectificación de circunstancias que, no estando contempladas en el hábeas corpus reparador o en el preventivo, restrinjan ilegalmente la libertad o amenacen la seguridad personal; b) el cese de la violencia física, psíquica o moral que agrave las condiciones de personas legalmente privadas de su libertad".

Es decir que esta modalidad busca eliminar restricciones que se consideren secundarias a la libertad, que no constituyen propiamente una privación de libertad. De esta forma, conforme a los informes que fueron remitidos a esta Sala Penal, observamos que el Señor Demetrio Alvarenga, no posee orden de detención dictada por alguna autoridad competente. Más bien, los profesionales solicitantes, que integran la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay, han relatado pormenorizadamente un cúmulo de circunstancias que fueron desencadenándose a inicios del año 2007, en las que el Señor Demetrio Alvarenga fue formulando denuncias por la supuesta comisión de hechos ilícitos realizadas en su comunidad. El relato también expone que las denuncias que formuló no tuvieron el curso esperado por el denunciante, manifestando a este respecto, que la investigación fue archivada.

Si bien es cierto, los profesionales recurrentes expresaron que con motivo de las denuncias formuladas por el Sr. Demetrio Alvarenga, éste ha sido objeto de todo tipo de persecuciones y hostigamientos, no solo por personas particulares que prestan servicios en la propiedad del Señor Nabor Borth, sino además, por efectivos policiales asentados en la zona de Concepción y San Pedro, es de destacar que estas circunstancias - de haber acontecido - si bien, resultan atentatorias a la dignidad humana y a todo derecho y garantía consagrado en la Constitución de la República y en los Instrumentos Internacionales, han sido puestos a conocimiento de las autoridades competentes para su conocimiento y esclarecimiento, conforme se constata con el escrito presentado del habeas corpus.

Además, se manifestó que las denuncias que formuló no tuvieron eco favorable o, o mejor dicho, desembocaron en un resultado contrario a sus pretensiones, empero a este respecto, cabe apuntar que de verificarse esta hipótesis, el Señor Alvarenga y/o los demás afectados, se hallan facultados a ejercer todos los derechos que la constitución y la ley procesal les concede para la defensa de sus legítimos intereses. Sobre este punto, es necesario dejar en claro, que la garantía del hábeas corpus, por sus características de remedio excepcional y urgente, no puede dictarse en el marco de investigaciones abiertas para el esclarecimiento de los hechos controvertidos.

Muy al contrario. La garantía exige que la restricción ilegal a la libertad o la amenaza a la seguridad personal de quien se presenta a exigir su concesión, aparezcan de una manera manifiesta y palpable que no precise una investigación previa o se generen dudas o Incertidumbre respecto a su existencia. Los Recurrentes, no demuestran en forma positiva y precisa los supuestos ataques u hostigamientos de que sería sujeto pasivo el Señor Alvarenga, sino más bien demuestran que el Sr. Demetrio Alvarenga, ejerce una activa participación en su comunidad para la reivindicación de reclamos sociales. La procedencia del recurso constitucional, requiere no sólo de la mera afirmación de tales afectaciones, sino principalmente de su acreditación fehaciente y la imposibilidad de reparar el daño de una manera sumaria por el Juez Natural de la causa. Estos extremos fácticos resultan de fundamental importancia para abrir la posibilidad de analizar la viabilidad de la garantía.

Por otra parte, entendemos además que de haberse producido excesos en las medidas judiciales dictadas - el allanamiento de recinto privado por ejemplo - las mismas deben ser denunciadas y, en su caso, subsanadas ante las autoridades judiciales correspondientes, mediante los pertinentes recursos que deberán ser impulsados por el agraviado.

Por lo demás, las criticas efectuadas contra las autoridades encargadas de una cartera del estado, encargada de velar por la seguridad interna del país, si bien caen en la órbita del derecho de peticionar a las autoridades y las críticas de los actos de gobierno que pueden ser formulados por cualquier ciudadano, carecen de relevancia fáctica para la concesión de la garantía del hábeas corpus.

En estas condiciones, el habeas corpus genérico solicitado, debe ser rechazado.

Por lo expuesto, corresponde a esta Sala Penal disponer el rechazo de la presente garantía constitucional con sustento en el artículo 133 de la Constitución Nacional, en concordancia con las disposiciones de la Ley N° 1500/99. Es mi voto.

A sus turnos, los Ministros PUCHETA DE CORREA y VÍCTOR MANUEL NUÑEZ RODRÍGUEZ manifestaron su adhesión al voto que antecede, por compartir sus argumentos.

Con lo que se dio por terminado el acto, firmando SS.EE. todo por ante mí, que certifico, quedando acordada la sentencia que inmediatamente sigue:

SENTENCIA Nº 466

Asunción, 4 de octubre de 2010.-

VISTOS: Los méritos del Acuerdo que antecede, la

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL
RESUELVE:

1) NO HACER LUGAR al HABEAS CORPUS GENÉRICO presentado por Habeas Corpus Genérico presentado por los Abogados Juan Martens, Francisco Benítez, Ximena López y María José Duran a favor del señor DEMETRIO ALVARENGA, por los fundamentos expuestos en el exordio de la presente resolución.-

2) ANOTAR, registrar y notificar.-

Ante mí:

Karina Penoni de Bellassai – Secretaria
Sindulfo Blanco
Alicia Beatriz Pucheta De Correa

Víctor Manuel Nuñez Rodríguez

(cz)

Buscas algo?

Escribe la frase o numero de documento que haga referencia a lo que estas buscando

Búsqueda por Filtro Cronologico

Selecciona el tipo y año de la disposición que estas buscando...

Clientes de Alianza Consultores

Clientes de Alianza Consultores

Cotizaciones de Monedas

Moneda Compra Venta
 DÓLAR 4.340 4.440
 PESO AR 340 380
 REAL 1.840 1.910
 PESO UY 160 250
 EURO 5.900 6.100

 

ALIANZA CONSULTORES TRIBUTARIOS
Tel: +59521 2381490 - Fax: +59521 208778 - info@leyes.com.py
Herminio Giménez (ex Fulgencio R. Moreno) N° 2088 esq. Mayor Bullo (Ver mapa)

Todos los derechos Reservados - Exclusión de responsabilidad